Botox: una muy buena opción de cara al verano

2/07/2018
botox, antiaging, medicina estética, rejuvenecimiento, arrugas

Ya llega el verano y los tratamientos como el Botox aumentan su demanda durante estos meses porque es una técnica accesible para todos que permite prevenir y borrar las líneas y arrugas de expresión. Los médicos expertos en medicina estética la recomiendan mucho en verano como un tratamiento antiaging y también porque controla el exceso de sudor.

El tratamiento con Botox se puede hacer durante todo el año pero se aconseja sobre todo en verano porque es el momento en que más se acentúan los gestos de expresión como consecuencia de una mayor exposición a la luz solar. Durante estos meses, pues, los beneficios del Botox son mayores porque previene el aumento de las arrugas de expresión y actúa como tratamiento para la sudoración excesiva provocada por las altas temperaturas estivales.

El uso del Botox va en aumento porque esta técnica se ha convertido en un tratamiento de fácil acceso al que puede recurrir la gran mayoría de las personas. Expertos de la Sociedad Española de Medicina Estética advierten que esta toxina debe ser aplicada por médicos especialistas para que, aunque se trata de un tratamiento muy sencillo, siempre hay que realizar un diagnóstico correcto del paciente, además, la zona de inyección y la dosis deben ser muy precisas.

Ventajas y Recomendaciones

  • El tratamiento no requiere pruebas de alergia.
  • Es rápido, se realiza en una única sesión de unos 20 minutos y sus efectos se empiezan a ver entre el tercer y el séptimo día de su aplicación.
  • Consiste en la aplicación de microinyecciones de toxina botulínica en los músculos de la región a tratar de forma que estos se paralizan relajando la contracción y consiguiendo que las arrugas y las líneas de expresión desaparezcan. Este efecto dura unos cuatro meses después de la primera aplicación y, a partir de la segunda, puede alargarse hasta los seis.
  • Las microinyecciones no son dolorosas. Permiten que el paciente vuelva a su actividad después de la sesión con total normalidad.
  • Las precauciones que debe tomar el paciente son escasas. Evitar tocar la zona inyectada durante varias horas posteriores al tratamiento para evitar que el medicamento se extienda.
  • El Botox no produce inflamación ni reacción en aplicarlo, apenas provoca efectos secundarios, pero sí puede ocasionar algún pequeño hematoma o dolor de cabeza.
  • Si los resultados no son lo suficientemente visibles, se pueden perfeccionar con nuevas infiltraciones.

Entradas del blog relacionadas

rubianes medicina estética
4/12/2017
Llegan las fiestas de Navidad y en la Unidad de Estética de la Clínica Rubianes tenemos muchas ideas para que te...
30/05/2017
Ya llega el verano y los tratamientos como el Botox aumentan su demanda durante estos meses porque es una técnica...

Copyright © 2016 Clínica Rubianes. Todos los derechos reservados.